Recetas sencillas de verano

Con la llegada del calor nuestro paladar nos pide cosas fresquitas que combatan las altas temperaturas. Desde Misako creemos que, además de cosas fresquitas, la clave está en aquellas que no necesitan fogones ni requieran de mucho tiempo de preparación.

Hoy te traemos un menú ideal, además de sano y sabroso, que te conquistará irremediablemente. ¿Preparado?

Cocina

Gazpacho

Como entrante te recomendamos una sopa fría, existen muchísimas variantes pero vamos a apostar por el gran clásico: el gazpacho.

Las cantidades para cuatro tazones son las siguientes:

  • 6 tomates pera
  • 1/2 pepino
  • 1 pimiento verde
  • 1 cabeza de ajo
  • AOVE, vinagre y sal al gusto
  • 1/3 de una barra de pan
  • Agua

El proceso de preparación es muy sencillo. Primero corta el pan en pequeñas rebanadas y déjalo en un bol con agua mientras preparas el resto de ingredientes. Pon bastante cantidad de agua para que se empape bien.

Mientras tanto, lava y corta los tomates en gajos grandes y añádelos en tu batidora. Deja que se trituren.

Lava y pela el medio pepino y añádelo a la mezcla junto con el pimiento verde lavado y cortado y con la cabeza de ajo pelada.

Añade el pan que ya deberá estar blandito y bien empapado de agua, no hace falta que lo escurras puesto que ese agua hará que nuestro gazpacho no quede demasiado espeso.

Bátelo todo bien y, una vez tengas la mezcla, añade las cantidades de aceite, vinagre y sal que creas pertinentes. Nuestra recomendación es que empieces por 50ml de AOVE, 20ml de vinagre y una cucharadita pequeña de sal y rectifiques después si fuera necesario. Vuelve a triturar la mezcla para que la vinagreta se integre bien con el resto de ingredientes y ya tendrías listo tu gazpacho para colar.

Coge un colador y vierte la mezcla poco a poco para que las pieles y semillas no se cuelen en tu plato. Déjalo reposar una hora en la nevera para que coja temperatura ¡et voilà! Ya tienes tu entrante preparado.

Gazpacho andaluz

Como bien te comentábamos al principio, hay muchísimas recetas de sopas frías así que si el gazpacho clásico no te acaba de convencer prueba con una sopa de melón, una crema de aguacate o un gazpacho de fresas. También puedes optar por modificar nuestra receta, el gazpacho acepta otros ingredientes como la cebolla o podrías añadir otra cabeza de ajo para un sabor más fuerte, diviértete creando tu mejor versión y recuerda: ¡Todo es posible en la cocina!

Ensalada de canónigos

Como plato principal vamos a optar por una buena ensalada. A la vez que el gazpacho, las ensaladas tienen infinitas posibilidades así que será muy fácil hacerla a tu gusto.

Ensalada

Nosotros hemos optado por una ensalada de canónigos puesto que nos parece una de las menos elaboradas pero más completas y sabrosas, el truco siempre está en hacer una buena elección de los ingredientes y nosotros te proponemos los siguientes:

  • 1 bolsa de canónigos
  • 1 rulo de queso de cabra
  • 40gr de nueces
  • 1 manzana
  • Vinagreta al gusto

Lava tus canónigos y una vez escurridos viértelos en una fuente de gran tamaño. Lava y corta la manzana en taquitos, corta también el rulo de queso de cabra y, junto con las nueces, añádelos a tu fuente. Sazona con la vinagreta que prefieras, te recomendamos usar vinagre balsámico de Módena puesto que su textura y sabor ligan muy bien con el resto de ingredientes.

Y ¡ya está! Sí, eso sería todo. ¡O no! Podrías tostar los frutos secos en una sartén o el propio rulo de cabra para que quede crujiente por fuera y deshecho en su interior. Podrías añadir ingredientes, sustituir la manzana por otra fruta u omitir las nueces. ¡Lo dejamos en tus manos!

Helado de fruta natural

Y como postre refrescante no podíamos elegir otra cosa que no fuera un rico helado de frutas naturales. Como en el resto del menú, los ingredientes y posibilidades son infinitos así que nosotros te proponemos nuestro favorito pero dejamos la puerta abierta y las riendas sueltas a tu imaginación.

En este caso hemos elegido como fruta protagonista el kiwi puesto que es un alimento rico en antioxidantes y vitamina C con muchísimas propiedades y beneficios como favorecer el sistema inmunitario, ayudar a la digestión e incluso mejorar la circulación de la sangre, ¡ideal para el verano!

Helado de yogur y kiwi

Los ingredientes que necesitarás son:

  • 1 yogur natural
  • 2 kiwis
  • 1 cucharada de semillas de chía

Su preparación es muy fácil e intuitiva y son pocos los pasos que tendrás que seguir para conseguir un increíble resultado.

Primero de todo tendrás que triturar uno de los kiwis y mezclarlo con el yogur, puedes batir ambos ingredientes juntos para una mayor homogeneidad. Después, añade una cucharada de semillas de chía a la mezcla.

Por último, pela y corta en láminas el kiwi restante y colócalo en la base de los moldes para nuestros helados. Vierte la mezcla por encima de las láminas de kiwi en los moldes y llévalo todo al congelador durante tres o cuatro horas. Pasado ese tiempo, ¡tendrás tus helados listos para devorar!

Y tú, ¿qué receta de verano nos recomiendas?

Equipo Editorial
Equipo Editorial
Equipo Editorial del blog Style by MI, blog oficial de MISAKO

Publicado por Equipo Editorial

Equipo Editorial del blog Style by MI, blog oficial de MISAKO

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *